Ningún impresor desconoce la necesidad de tener un cilindro anilox en condiciones óptimas de trabajo. Del anilox depende la intensidad del color, la definición de las tramas o la extensión homogénea de la tinta, por citar algunos ejemplos. Una buena elección en la grabación del mismo nos permite obtener unas prestaciones superiores, gracias las diferentes tecnologías que tenemos, pero no será alcanzable sin un buen plan de mantenimiento en la limpieza.

La importancia de una limpieza profunda de las celdas

Un cilindro anilox nunca se vacía al 100% cuando trabaja, ni es posible limpiar la tinta fresca por completo cuando terminamos un trabajo o la jornada laboral. Siempre tiene tendencia a ir acumulando restos de tinta en el fondo de las celdillas que con el paso del tiempo se solidifica, formando un sedimento que va reduciendo el aporte de tinta. Esta reducción del volumen provocará problemas de calidad en la impresión, en ocasiones de un modo imperceptible en cortos períodos de tiempo y en otros, de modo irregular.

Las tareas de limpieza manual pueden resultar incómodas por lo que se van retrasando en el tiempo o no se realizan de un modo homogéneo, por ello cada vez está mas implantado el proceder a la limpieza automática de los cilindros mediante equipos de limpieza de anilox por ultrasonidos.

Las ventajas del proceso automático

Este tipo de equipos, como el Ibeslab IE02 US, funcionan mediante un proceso de formación de burbujas llamado cavitación. La cavitación consiste en generar ondas de alta frecuencia, mediante corrientes eléctricas en un baño líquido. Las microburbujas permiten acceder a lugares más inaccesibles para otros métodos de limpieza.

Se genera un baño de agua de red en el que se añade un detergente concentrado, de base acuosa. El agua se calienta a una temperatura entre 40 y 50 grados, en el que sumerge parcialmente el cilindro anilox. El sistema de giro del anilox permite que los ejes queden fuera del baño. La acción de las ondas ultrasónicas combinadas con el detergente acuoso limpian en unos 15 minutos completamente el cilindro.

A continuación podemos aclararlo con agua y secarlo con la pistola de aire que lleva incorporada dejando el anilox listo para su empleo.

El equipo Ibeslab IE02 US está diseñado para la colocación de diferentes tamaños de anilox, con un sencillo sistema de apoyo deslizable, pues es frecuente en muchos talleres de impresión tener máquinas con diferentes anchos de impresión. También, para los anilox sleeve, existen adaptadores que se fabrican a medida.

Así mismo, el equipo puede fabricarse para la limpieza simultánea de más cilindros, o con una etapa de enjuague de agua en paralelo. Para anilox de grandes dimensiones se diseñan máquinas de limpieza especiales, adaptándose a las necesidades de la producción.

La comodidad de su empleo y la eficacia del sistema de limpieza permite a los impresores tener los anilox siempre con su volumen original, evitando problemas de calidad por variaciones de color u otro tipo de causas, con un coste extremadamente bajo.

Solicita más información